El mundo necesita un SANTO TEMOR DE DIOS

Santo temor de Dios

Vengan, hijos, escúchenme: Los instruiré en el temor del Señor" (Salmo 33,12)

El don de temor de Dios, es la disposición común que el Espíritu Santo pone en el alma para que se porte con respeto delante de la majestad de Dios y para que, sometiéndose a su voluntad, se aleje de todo lo que pueda desagradarle.

Que bonito es el accionar de Dios que dota a su criatura predilecta, el ser humano, de aquellos dones sobrenaturales que por naturaleza sería incapaz de obtener el hombre por sí mismo.

Con este don del santo temor, le daríamos a Dios el lugar que le pertenece en nuestra vida, seríamos consientes que toda grandeza y toda gloria provienen  Dios, sabríamos actuar sin grandezas humanas, pondríamos en su lugar la adulación y tendríamos sumo cuidado con la soberbia que crece como la cizaña queriendo ocultar la grandeza de Dios.

 El santo temor de Dios le es dado al ser humano, cuando éste tiene disposición para alojarle en todas la acciones de su vida. Todos debemos pedirlo al Santo Espíritu de Dios, pero muy especialmente quienes por razones de nuestro ministerio o responsabilidad social, estamos llamados a vivirlo.

Los que somos consientes que Dios es el supremo bien, los que sabemos que antes de misericordioso, Dios es justo, debemos insistir sobre la urgente necesidad de este don  en nuestra vida para bien de la humanidad.

Es común encontramos con personajes públicos tanto en la vida política como eclesial,  que viven como si a  Dios no le tuvieran que dar cuentas de su vida y administración, nos dice San Pablo: «Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo» (2 Co 5,5-10) Muchos creen que a Dios se le puede engañar como lo hacen en campañas políticas o con caras de falsa humildad, ( 2 Pedro 2:3 ), mientras que el corazón esta lleno de suciedad.      Gálatas 6,7 No se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra.

El santo temor de Dios nos llevará inexorablemente a buscar a tiempo y a destiempo todo aquello que agrada a Dios y favorece a los hombres, igualmente nos lanzará a ser esos profetas que tanta necesidad tiene el mundo de hoy. Seremos entonces el nuevo pueblo al que Dios prometió salvar de las garras infernales del mal.

No tengamos miedo, son muchos los que pidiendo una falsa prudencia, quieren callar lo que Dios a través nuestro quiere gritar, busquemos la verdad hasta donde sea necesario, no importa que seamos la caña sacudida por el viento, no dejemos que secuestren los tesoros más importantes de nuestra familia, no le entreguemos el país aún pequeño grupo de usurpadores que  definen con leyes hechas a su antojo, el presente y el futuro de nuestros pueblos; hagamos uso del libre albedrío que Dios nos ha dado y exijamos lo que es justo delante de Dios y que razonablemente favorezca a las comunidades. Tanta explotación hace necesario un nuevo escenario en el que usted y yo debemos ser  protagonistas para el modelo y ejecución de un nuevo mundo según la voluntad de Dios.

¡Tengamos temor, pero no tengamos miedo!. Jesús dice: "No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; teman más bien a aquel que puede llevar a la perdición, alma y cuerpo en la gehenna". No debemos tener temor ni miedo de los hombres; "quien a Dios tiene nada le falta".

Que en el próximo Pentecostés, el mundo reciba el milagro del Santo temor, para que los estados asuman responsablemente el poder como servicio y rogamos que la Iglesia, que en algunos lugares no se ha dado  cuenta de esta realidad, tanto ovejas como pastores  ejecutemos este sueño que nos ha permitido Dios.

HE DECIDIDO CREERLE A DIOS (JUAN 11:40)

Omar A. Bedoya Gaviria
Twitter @omantoni1


 

 

Comentarios

  1. ¿Que lugar ocupa Dios en nuestra vida? Solo basta mirar la realidad de este mundo para responder este interrogante, solo basta ver como la maldad se muestra por doquier¿Cual es el limite? ¿Cuando este pueblo anestesiado reaccionara? Y si, llegara un dia donde deberemos dar cuenta de todo lo que hicimos y lo que nuestro accionar causo en otras personas, porque la vida no es libertinaje aunque muchos quieran confundirlo con el libre albedrio. Caminamos sin hacer camino, y eso no es bueno, el desconcierto se apodero de muchos y nadie se da cuenta que estan por llegar al abismo. ¡¡¡Cuanta soberbia la del hombre por pensar que nunca les pasara nada!!! Que los pastores salgan a pastorear ese rebaño perdido.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo que se exige con respeto, con respeto se responde, lo demás simplemente se ignora. Gracias por hacer parte de quienes buscan un mundo mejor.

Entradas populares de este blog

Homilia del Papa Francisco en Cartagena 10 sept. 2017

LA LEY NO DEBE APLICARSE SEGÚN LA CARA DEL INFRACTOR.

BIENVENIDO PAPA FRANCISCO, PEREGRINO DE LA PAZ