Entradas

Llegará un día en que nuestros hijos, llenos de vergüenza, recordarán estos días extraños en los que la honestidad más simple era calificada de coraje.

A través de las redes sociales se hace viral aquel joven desempleado que al encontrase una buena cantidad de dinero no se le ocurre algo distinto que devolver a su propietario descuidado u olvidadizo el dinero que le correspondía o el taxista que busca al pasajero que olvidó el paquete con 10 millones de pesos...esto en realidad tendría que ser normal en una sociedad normal donde la honestidad sea un valor normal. 
Ayer, al escuchar las grabaciones en las que se compromete al exgerente de la campaña política 2010 y 2014 Roberto Prieto con Juan Manuel Santos y otros integrantes del cartel presidencial por corrupción de Odebrecht me llena de una inmensa preocupación. La preocupación no es por el comportamiento sesgado de estos delincuentes sino por la actitud impasible y hasta cómplice de un sistema judicial, de una clase política y de una sociedad que se acostumbra a vivir en medio de este repugnante y nauseabundo comportamiento moral.
Parece ser que la deshonestidad no hay que reprochar…

LA LEY NO DEBE APLICARSE SEGÚN LA CARA DEL INFRACTOR.

Muy vergonzoso para una sociedad que se cree en estado de derecho contemplar que la ley se aplica no según el derecho sino que ésta se acomoda al rostro de quien  la infringe. Las leyes deben permitir alcanzar una relación correcta y adecuada entre la teoría y la práctica jurídica del hombre en la sociedad. Cuando esto no sucede podemos concluir que estamos fallando en la aplicación de la ley y que perdimos como sociedad organizada. No se necesita ser jurista para entender la ley, pues ella es de estricto cumplimiento de todo ciudadano, el juez tiene como única responsabilidad aplicarla, si no lo hace no debe ejercer como tal.
Cuando una ley necesita intérprete, abre puertas muy peligrosas para los corruptos y expertos de la infracción.  Me atrevo a decir que una ley debe tener una lógica tan básica como entender que uno más dos es igual a tres. Afirmar lo contrario es un error.
Voy a lo concreto: que alguien como Antanas Mockus quien es visto como bandera pulcra y quien es uno de los li…

Homilia del Papa Francisco en Cartagena 10 sept. 2017

“Dignidad de la Persona y derechos humanos”  En esta ciudad, que ha sido llamada «la heroica» por su tesón hace 200 años en defender la libertad conseguida, celebro la última Eucaristía de este viaje a Colombia. También, desde hace 32 años, Cartagena de Indias es en Colombia la sede de los Derechos Humanos porque aquí como pueblo se valora que «gracias al equipo misionero formado por los sacerdotes jesuitas Pedro Claver y Corberó, Alonso de Sandoval y el Hermano Nicolás González, acompañados de muchos hijos de la ciudad de Cartagena de Indias en el siglo XVII, nació la preocupación por aliviar la situación de los oprimidos de la época, en especial la de los esclavos, por quienes clamaron por el buen trato y la libertad» (Congreso de Colombia 1985, ley 95, art. 1). Aquí, en el Santuario de san Pedro Claver, donde de modo continuo y sistemático se da el encuentro, la reflexión y el seguimiento del avance y vigencia de los derechos humanos en Colombia, la Palabra de Dios nos habla de pe…

Homilia Papa Francisco en Medellín 9 de septiembre 2017

“Queridos hermanos y hermanas: En la misa del jueves en Bogotá escuchábamos el llamado de Jesús a sus primeros discípulos; esta parte del Evangelio de Lucas que comenzó con aquella narración, culmina con el llamado a los Doce. ¿Qué recuerdan los evangelistas entre ambos acontecimientos? Que este camino de seguimiento supuso en los primeros seguidores de Jesús mucho esfuerzo de purificación. Algunos preceptos, prohibiciones y mandatos los hacían sentir seguros; cumplir con determinadas prácticas y ritos los dispensaba de la inquietud de preguntarse: ¿Qué es lo que le agrada a nuestro Dios? Jesús, el Señor, les señala que cumplir es caminar tras Él, y que ese caminar los ponía frente a leprosos, paralíticos, pecadores. Esas realidades demandaban mucho más que una receta, una norma establecida. Aprendieron que ir detrás de Jesús supone otras prioridades, otras consideraciones para servir a Dios. Para el Señor, también para la primera comunidad, es de suma importancia que quienes nos deci…

Mensaje del Papa Francisco a los Obispos en Colombia

Mensaje del Papa Francisco a los obispos en Colombia
La paz esté con ustedes. Así saludó el Resucitado a su pequeña grey después de haber vencido a la muerte, así consiéntanme que los salude al inicio de mi viaje. Agradezco las palabras de bienvenida. Estoy contento porque los primeros pasos que doy en este País me llevan a encontrarlos a ustedes, obispos de Colombia, para abrazar en ustedes a toda la Iglesia colombiana y para estrechar a su gente en mi corazón de Sucesor de Pedro. Les agradezco muchísimo su ministerio episcopal, que les ruego continúen realizándolo con renovada generosidad. Un saludo particular dirijo a los obispos eméritos, animándolos a seguir sosteniendo, con la oración y con la presencia discreta, a la Esposa de Cristo por la cual se han entregado generosamente. Vengo para anunciar a Cristo y para cumplir en su nombre un itinerario de paz y reconciliación. ¡Cristo es nuestra paz! ¡Él nos ha reconciliado con Dios y entre nosotros! Estoy convencido de que Colombia tiene…

FRASES DEL PAPA FRANCISCO A LOS JÓVENES EN COLOMBIA

Algunas de las frases del Papa Francisco a los Jóvenes en Colombia.
“No se dejen robar la alegría” “No le tengan miedo al futuro, atrévanse a soñar a lo grande" “No tengan vuelo rastrero" “Vuelen alto y sueñen grande” “Ayuden a los mayores a no acostumbrarse al dolor ni el abandono” “Ayuden a los grandes a entrar en la cultura del encuentro” “La juventud los hace capaces de algo muy difícil en la vida: perdonar” “Son capaces de descubrir la Colombia profunda” “Los jóvenes son la esperanza de Colombia y la iglesia”
“Que las dificultades no los opriman, que la violencia no los derrumbe”


SEPTIEMBRE 7 de 2017

BIENVENIDO PAPA FRANCISCO, PEREGRINO DE LA PAZ

Pocos días hacen falta para que el Papa Francisco privilegie con su visita a esta querida tierra colombiana, país que necesita la voz y la ternura del mensajero de La Paz.
Con los brazos abiertos esperamos al sucesor de san Pedro, con esperanza viva  recibimos a quien en nombre de Dios viene a predicarnos el mensaje del amor. 
Ratificamos una vez más nuestra lealtad a Dios, recibiendo a quien El envía "Ve al mundo entero y predica el evangelio".  Debemos estar seguros sobre cuál será el mensaje  que el Papa Francisco traerá: el de La Paz. Es apenas natural que su visita produzca resquemor en el corazón de algunos: “Simón, Simón, mira que Satanás les busca para zarandearlos como se hace con el trigo. Pero Yo he rogado por ti, a fin de que tu fe no desfallezca. Y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos”.  Esa es la misión, no otra. El Papa no es un "hombre cualquiera",  Mateo 16, 18-19 nos recuerda que fue Cristo quien eligió a Pedro y a sus sucesores: “Y yo te …